Estado actual

Más de la mitad de la población mundial vive hoy en zonas urbanas. Según el PNUD (2019), en 2050, esta cifra aumentaría a 6.500 millones de personas; sin embargo, la mayoría de la población urbana mundial vive en ciudades de tamaño medio y pequeño de menos de 500.000 habitantes, siendo a través de estas ciudades que la mayoría de la población urbana y amplias capas de población rural pueden acceder a ciertos servicios, bienes e infraestructuras (Bellet, C. y Llop, J., 2002).

 

El cantón Loja, como capital provincial concentra 265900 habitantes al 2018 según INEC (2018) por esto, y además por las funciones de interconexión tanto con las ciudades de la provincia como de la zona sur del país, categorizan a la ciudad como intermedia. Si bien generalmente éstas tienen menos capacidades y menos recursos que las ciudades grandes, tienen mayor interés en desarrollar las potencialidades de sus territorios y poblaciones.

 

Por otra parte, si entendemos que la ciudad es sobre todo el espacio público, donde se optimizan las oportunidades de contacto de la población, no se ha visto visibilizado en las diferentes planificaciones que la ciudad ha tenido, siendo de mayor interés determinar grandes equipamientos, mejorar la conectividad a través de ejes vehiculares, regular el uso de suelo, olvidando que el verdadero usuario de la ciudad es el peatón. En Loja, la pérdida del espacio público en cantidad y calidad, los imaginarios de inseguridad generados por lo antes descrito, el uso cada día más marcado del automóvil, han hecho que la ciudad vaya perdiendo la convivencia social en una ciudad más fragmentada y difusa (Carrión, 2007).

 

Frente a esto, el tema del espacio público en nuestra ciudad interesa de forma específica por dos razones: la primera relacionada al poder estructurador de la misma que para Loja estaría dado por el recurso físico como la red hidrográfica, el relieve; y segundo, por el carácter social que permitiría potenciar la escala humana en una ciudad mediana como es Loja.

 

Concepto

Una ciudad intermedia a escala humana es una ciudad caminable, amigable, en la que se convive con seguridad; espacialmente se garantiza la prioridad del peatón, la generación de redes de espacios públicos y áreas verdes que cubren y estructuran el territorio. Es una ciudad justa y equitativa para todos sus habitantes, en donde el bienestar social se expresa en un tejido social sólido que permite crear vínculos fuertes en los barrios, asegurando la convivencia social y orientando a la gente hacia elecciones saludables, integrando la actividad física a su rutina cotidiana con lo cual se aportaría además al desarrollo sostenible de la urbe.

¿Cómo lograrlo?

 

  • Consolidación de barrios ecológicos, a través de espacios públicos que incentivan la cohesión social, utilizan materiales reciclados, aprovechan los recursos naturales e implementan huertos orgánicos.
  • Fortalecimiento de una red de espacios públicos y equipamiento para industrias creativas que dignifiquen especialmente los sectores periféricos, en función de la escala, la forma y el clima.
  • Ordenar el centro histórico de Loja, bajo principios de sostenibilidad urbana a través de supermanzanas para recuperar el espacio del peatón.
  • Implementación de movilidad pública eficiente y comprometida con el ambiente.
  • Estructuración de Loja a partir de una red verde dada por la recuperación de áreas verdes y protegidas y una red azul dada por la recuperación de los ríos y quebradas de la ciudad.

 

Organizan / Apoyan